Colegio de Pediatría de Nuevo León, A. C.
54 Años
Miembro de la Confederación Nacional de Pediatría de México, A. C.
Miembro de la Asociación Latinoamericana de Pediatría
Miembro de la Internacional Pediatric Asociation

SECCIÓN PARA PADRES


Ir al menú

FIEBRE EN EL RECIEN NACIDO

     Se considera un recién nacido todo bebé en los primeros 28 días de vida.
Cuando se revisa a un enfermo después del interrogatorio, seguimos con la exploración y dentro de los "signos vitales" la temperatura corporal es esencial en el neonato, además de la frecuencia cardíaca, respiratoria y tensión arterial.
     La fiebre es un motivo muy frecuente de consulta, se toman como sinónimos hepertermia, hipepirexia y curiosamente de algunas regiones del estado la identifican como "rescoldo" casi siempre se considera como un mecanismo de defensa.
     Conviene definir que la temperatura normal en el bebé recién nacido es de 36 -37° C registrada en la axila y que la temperatura real se mide en el recto y siempre es 0.5-1°C más alta normalmente que la registrada en la axila. El instrumento ideal hoy por hoy es el termómetro de mercurio, deben tomarse con reservas las cintas que miden la temperatura en la frente y los electrónicos que se utilizan en el oído, vigilar que la batería tenga potencia real.

Es de utilidad tener a la mano la tabla de conversión de grados centígrados a grados Farenheit.

Tabla N° 1

°C           °F  

35------- 95

35.6 ----- 96

36.1 ----- 97

36.7 ----- 98  

37 -------98.6

37.2------- 99

37.8 ----- 100

38.3 ----- 101

38.9 ----- 102

39.4 ----- 103

40 ----- 104

40.6 ----- 105

41.1 ----- 106

    La fiebre en el recién nacido más de 38°C. se convierte de inmediato en síndrome febril o sea que se añaden otros signos y síntomas V gr irritabilidad o letargia (decaimiento), escalofríos, rechazo a la dieta,  piel marmórea (moteada). Casi siempre es la manifestación más temprana de alguna infección, característicamente las extremidades se  presentan frías, lo cual habla de un estado tóxico que puede ser grave. 
Por lo general siempre que revisamos a un recién nacido con  fiebre, sea cual sea la sospecha inicial, recomendamos su hospitalización, para realizar todos los exámenes que nos apoyen a descartar la ya mencionada infección grave, que pudiera ser una septicemia (infección en la sangre) o meningitis, que son de pronóstico muy grave. 
Es también causa de fiebre la falta de ingesta adecuada de líquidos, siempre es una buena conducta acostumbrar al bebé a ingerir agua entre alimentos y un niñito de peso normal, puede tomar de 8-10 onzas de agua extra. Por favor no lo force.
      El exceso de ropa en su atuendo, ropa gruesa, cobertores y exponerlo a los rayos solares del mediodía o a la resolana, ocasionan hipertermia, que es el aumento total corporal de la temperatura (inclusive las extremidades), hablamos de hiperpirexia cuando la temperatura rebasa los
41°C.
     Aún cuando mencionamos que la fiebre es un mecanismo de defensa puede acarrear complicaciones: deshidaratación, hipoglicemia (baja de azúcar sanguínea), acidosis metabólica (respiración muy agitada por aumento del metabolismo) y las siempre temidas y peligrosas convulsiones.
     
      Las recomendaciones domiciliarias son: avisar a su médico en cuanto identifique la fiebre, recurrir a los medios físicos, V gr. Baño con "agua tibia", es muy peligroso bañarlo con agua fría o helada, se puede presentar paro cardiorespiratorio, frecuentemente irreversible. Evite siempre esta medida.
      Mantenga al niño con ropa confortable y habitación a una temperatura ideal de 25-26°C. Su médico le recomendará el fármaco, dosis y vía de administración, generalmente utilizamos Acetominofen. Es bien importante ofrecerles agua oral, en el niño que ingiere líquidos, la fiebre se puede controlar más fácil y rápidamente.

Colaboración del
Dr. Rogelio Rodríguez Bonito

EX-JEFE DE TERAPIA CRITICA PEDIATRICA Y NEONATOLOGIA

Ir al menú

 

Nestle