QUEMADURAS POR ESCALDADURA 

(CALOR HUMEDO)

Colaboración de:

Dr. Eduardo Rafael Acuña Vásquez

Pediatra Neonatólogo

     Lo menos que hacen los niños durante sus inagotables juegos, es pensar en los peligros que los rodean y las consecuencias de sus actos por lo que frecuentemente sufren heridas o quemaduras de la piel.

      Las quemaduras son lesiones en la piel que se producen por contacto directo con llamas, superficies y líquidos muy calientes. Su gravedad depende de la extensión, profundidad y edad del niño.

EPIDEMIOLOGIA

     Se presentan mayormente en menores de 4 años, el mecanismo principal es la escaldadura provocada por líquidos calientes (la cual será motivo de este artículo) seguida de líquidos flamables, por contacto, flama, química, solar y eléctrica.

      Las regiones más afectadas del cuerpo son tórax/abdomen, seguida de extremidadaes superiores, inferiores y cara.

CLASIFICACION

      Las quemaduras se pueden clasificar según su profundidad y características en tres grados:

  • Primer Grado.- Afecta la capa superficial de la piel (epidermis). La piel presenta enrojecimiento y dolor. Este es el tipo de quemadura que usualmente ocurre por exposición solar excesiva o por líquidos calientes

  • Segundo Grado.- Afecta toda la epidermis; es decir la destrucción de la capa externa de la piel y parcial de la más profunda. La piel se observa roja, dolorosa, húmeda y con ampollas.

Una quemadura de este tipo requiere rehabilitación y casi siempre deja cicatrices.

  • Tercer Grado.-Afecta toda la piel (dermis y epidermis) y las estructuras debajo de ella (grasa, músculos, articulaciones, huesos y terminaciones nerviosas). La piel se encuentra seca, indolora y carbonizada.

      Los grados segundo y tercero requieren hospitalización ya que necesitan de cuidados especiales y pueden comprometer áreas vitales.

¿ QUE HACER CUANDO EL NIÑO SE QUEMA?

  • Lo primero que hay que hacer es retirar al niño de la fuente de calor

  • Vertir abundante agua fría sobre las áreas quemadas

  • Retirar la ropa con mucho cuidado y volver a poner la zona afectada bajo agua fría

  • Por ningún motivo aplicar pomadas, aceites, talcos, pasta de dientes, huevo o cualquier otra sustancia

  • Tampoco se deben romper las ampollas que se forman en la piel

  • Por pequeña que sea la quemadura es IMPRESCINDIBLE llevar al menor al servicio de urgencias lo más pronto posible, especialmente si tiene menos de dos años

  • En el trayecto puede cubrir la quemadura con gasas o una sábana limpia.

PREVENCIÓN

     Casi siempre las quemaduras son accidentes domésticos ocasionados con líquidos calientes, producto de un descuido que pudo evitarse.

       De ahí que lo más importante de este tema es  la prevención para evitarnos sustos como padres y experiencias traumantes para nuestros hijos.

       La experiencia ha demostrado que la mayor parte de las quemaduras por escaldadura ocurren al mediodía o por la noche, coincidiendo con los momentos en que se prepara la comida o la cena, es decir; a las horas de mayor ajetreo en la casa por lo que hay que tener cuidado en que el niño no esté a un lado de nosotros cuando estamos cocinando o dejar ollas cercanas en los quemadores que pueda alcanzar el niño o en la mesa al tener manteles largos que fácilmente pueden ser estirados y traerse consigo lo que hay encima.

       Hay que tener especial cuidado con el horno de microondas para evitar sobrecalentar los líquidos que ofrezcamos a los niños.

    Podemos resumir los consejos de prevención en lo siguiente:

  • Mantener a los niños alejados del área donde se está cocinando

  • Cocinar en los quemadores traseros

  • Cocinar con los mangos de sartenes hacia adentro

  • Si usa horno de microondas para calentar la leche del bebé; calentar por lo menos 120 ml (4 onzas) de fórmula.

  • Calentar solo la fórmula que se ha mantenido refrigerada

  • Siempre poner el biberón en posición vertical y no acostado

  • Siempre dejar el biberón destapado

  • En biberones de 120 ml no calentar más de 30 segundos y los de 240 ml no más de 45 segundos

  • Invertir el biberón por lo menos 10 veces después del calentamiento con el fin de emparejar la temperatura de todo el líquido

  • La temperatura del biberón debe ser fresca al tacto, si se siente tibia pudiera estar muy caliente para el bebé

  • Probar la temperatura de los alimentos antes de dárselos al bebé, poniendo unas gotas en su lengua o en la mano

  • No mantener en brazos al niño mientras se tomamos líquidos o comidas hirvientes

  • No utilizar manteles largos, al colgarse del mantel el niño pequeño puede derramarse algún líquido caliente

  • Impedir que se acerquen al horno, plancha , estufa o parrilla.

RECUERDE: 

EL MEJOR TRATAMIENTO ES LA PREVENCIÓN Y 

SI LLEGA A PASAR UN ACCIDENTE DE ESTE TIPO 

CONSULTAR INMEDIATAMENTE A SU HIJO

 EN EL SERVICIO DE URGENCIAS MAS CERCANO.