INFORMACIÓN BÁSICA

Abril 2002

Centro Antivenenos

Julio 2002

Tratamiento general de las intoxicaciones por medicamentos.

 

     Un medicamento es un agente químico que utilizado en dosis adecuadas puede ser benéfico ayudando al enfermo a sanar, sin embargo en ocasiones se puede dar una dosis mayor a la indicada por el médico ya sea de manera accidental o con otros fines produciendo una intoxicación.

Tratamiento:

  • Lo primero que hay que hacer es inducir al vómito para desalojar la cantidad máxima de medicamento ingerido y producir de esta manera la mínima cantidad de efectos nocivos, esto esta contraindicado si la persona esta inconsciente.
  • Si la cantidad ingerida es mucha o no se sabe con exactitud hay que realizar lavado gástrico (primeras doce horas) y administrar carbón activado (1 g/kg P.C.) para tratar de retirar todo el medicamento contenido en el estómago y disminuir su absorción.
  • Averiguar qué medicamento ingirió la persona y verificar su vía de eliminación para acelerar su excreción y disminuir su permanencia en el organismo dando catárticos salinos, plan de líquidos IV alto (aumentar diuresis), diuréticos, etc.
  • En otros casos puede ser útil la plasmaféresis y/o la diálisis ya sea peritoneal o hemodiálisis.

Tratamiento sintomático y medidas de sostén.

     El paciente tiene que ser tratado según las manifestaciones que presente; pueden aparecer diferentes síntomas o signos tales como reacciones de tipo anafiláctico, irritación gastrointestinal, dolor epigástrico, anorexia, diarrea, vómito, hipertermia, cianosis, zumbido de oídos, convulsiones, disminución de la presión sanguínea, vértigo, hemorragias, etc.

      Aún con las dosis recomendadas puede existir una intoxicación con el uso crónico de estas sustancias y producir efectos adversos a largo plazo, además hay medicamentos que tienen su metabolismo en riñón o hígado y las personas con insuficiencia en estos órganos pueden producir efectos aumentados e inclusive una falla a este nivel (oliguria-anuria); otros medicamentos producen depresión respiratoria y en tales casos hay que dar soporte ventilatorio, también hay medicamentos que producen problemas de la coagulación pudiéndose necesitar hasta plasma fresco o concentrados de factores de la coagulación.

     En algunos casos se recomienda determinar en sangre la concentración del fármaco y según las cantidades que se establezcan, será la conducta terapéutica que se adoptará. Generalmente producen alteración de las pruebas de laboratorio y por citar un ejemplo tenemos a los salicilatos (aspirina) los cuales producen acidosis metabólica importante y alteración del metabolismo de los carbohidratos así como proteinuria y hematuria, además de una posible prolongación en los tiempos de protrombina.

      Por último, para ciertos medicamentos existen antídotos, tal es el caso de la

  •  N-acetilcisteína (Mucomyst®) para el acetaminofén, 
  • vitamina K (Fitomenadiona, Konakion®) para los anticoagulantes cumarínicos,
  •  naloxona (Narcanti®) para los medicamentos opiáceos, 
  • flumazenil (Lanexat®) para las benzodiacepinas no halogenadas, etc.

Ante cualquier circunstancia de dudas, no deje de solicitar información a el centro de información toxicológica

Autores: 

MIP Janeth Analí Mancilla Monsivais, MIP Gloria Elena Mancha Hernández,

Dr. Jesús Triana Verástegui, Dr. Oscar Torres Alanis, Dra. Lourdes Garza Ocañas.